Asesinos de novela

     Una galería de los más famosos criminales literarios

César Borgia - La vida del inspirador de "El Príncipe" de Nicolás Maquiavelo

  Los Borgia son una típica y normal familia del renacimiento italiano, aquel tiempo delicioso donde los pintores magistrales pululaban por cualquier calleja de Florencia, de Milán o de Roma dejando pinceladas inmortales en cada  techo de cada iglesia.

El fundador del clan, don Rodrigo, ya aclamado cardenal de la iglesia, pierde la cabeza por la mujer que le lava la ropa, la bellísima, muy rubia y escotada Vanozza, llegando a  olvidar sus obligaciones sacramentales repetidas veces, hasta que finalmente en un descuido, queda embarazada. El buen hombre, un verdadero caballero, la instala en un palacete romano  donde con el tiempo, tendrá cuatro hijos: César, Juan, Lucrecia y Jofre.

El cardenal, de día atiende los asuntos celestiales y de noche, como buen padre solícito, viene a jugar con los chiquilines sobre sus rodillas. Estamos en Italia!, estamos en una época donde el hombre se ha liberado de muchas presiones ascéticas y quiere disfrutar de la vida, liberarse por el conocimiento, aprovechar el ahora entendido brevísimo paso por el mundo. Nadie se escandaliza demasiado por las correrías de Don Rodrigo. La mayoría de los cardenales, de los religiosos, andan de cama en cama, mantienen cohortes de hijos naturales y se entregan sin vergüenza a los placeres terrenos. Viva la vida! Mientras no se descuiden los peligrosos asuntos que tienen entre manos los cardenales. Porque así como la riqueza y la cultura florecen por todas partes, Italia es un descalabro, un verdadero manicomio.

Los tribunales de la época, admiten la legitimidad de la venganza. No era raro que por un asunto de ganado, un conde sea capturado por el damnificado, desollado vivo, cortado en pedazos y arrojado a los perros. Todo el mundo está de acuerdo con la cordura de asesinar por razones de estado y pululaban los homicidios por encargo, siendo muchos de estos sicarios, miembros de la iglesia protegidos por la investidura. Así los cosas, todo el mundo anda temiendo emboscadas, traiciones, perder sus bienes y sus vidas. La gente se asombraba cuando llegaba a vieja, tal era el caos y la violencia de la época.

En este mundo de genios y bestias, crece César Borgia, ya de niño llevando un estigma dramático. Su hermano Juan es sin dudas, el favorito de su padre que no se cuida de disimular en nada esta preferencia.

Como en toda familia patricia, para un jovencito hay sólo dos destinos: las armas o la púrpura de la iglesia y César, quien se destaca en todos los deportes, que maneja espadas antes de saber caminar, que gana todo torneo con armadura y anda con sus  halcones de caza por el bosque eliminando zorros, sueña por supuesto, con ser soldado. Pero, Don Rodrigo tiene en mente otro plan. Juancito, para el ejército y César, a estudiar como rata de biblioteca: Derecho canónico y profano, ciencia política, diplomacia, un verdadero infierno para el joven deportista. Así que el pobre César, se lo pasa de facultad en facultad, de biblioteca en biblioteca y condenado ni más ni menos que a llevar sotana. Mientras tanto, Juan, montado en su corcel adornado con esmeraldas, ya tiene al mando ejércitos y responsabilidades militares y se pasea orgulloso por las calles de Roma haciendo morir de amor a las chicas.

César, como le pasaría a cualquier persona sensata, se enferma de envidia. Pero ésta, a la larga, no se resolverá como cualquier disputa entre hermanitos celosos.

En el año 1492 la familia Borgia se conmociona hasta la médula. Don Rodrigo recibe un ascenso, ni más ni menos que a Papa. Es el mismo año donde ocurren grandes sucesos:  echan a patadas a los moros de Granada y deben abandonar su último reducto en la soleada España. A todo esto, un tal Cristóbal Colón, siguiendo una alocada hipótesis sobre la redondez de la tierra, sale hacia la India en un desquiciado viaje hacia el oeste, en vez del cuerdo camino del este. Para estas fechas, años después, los historiadores decretarán el fin de la edad media y el comienzo del Renacimiento.

Pero en todo este maremagnum, los Borgia tienen problemas mas bien cotidianos. Lucrecia, la pequeña hija del ahora Papa, que tiene sólo trece años, fue prometida en matrimonio a Giovanni Sforza, quien por hache o por be, dilata la consumación de la boda. El asunto le cuesta al Papa la bonita suma de 30.000 ducados, que bien desenfundados de su billetera, mueven las dudas del pretendiente hacia lo que será un matrimonio desgraciado. El esposo se escapa cada vez que puede con cualquier excusa y la deja sola y triste, cosa que irrita muchísimo al Papa, hasta el punto que en cierto momento, lo declara impotente y anula el matrimonio. Don Sforza, llega a tener la vena tan hinchada con esta humillación, que se dedicará a decir por todos lados que el Papa es el amante de Lucrecia. Ya desde entonces y por los siglos que vendrán, a los Borgia los acusan de todo tipo de descalabro familiar. Que César es amante de su hermana, que esto que lo otro, están en boca de todos con estos asuntos del incesto.

Pero los chismes pasan a segundo plano porque ocurre un acontecimiento dramático. El rey de Francia, Carlos VIII, reclama la soberanía del reino de Nápoles e invade Italia con una armada hasta la fecha nunca vista. Trae unos cañones aterradores que llegan a disparar una vez cada tres horas, récord absoluto en la ciencia militar de todo los siglos.

César, que por entonces andaba enredado en un romance antológico con una fatal pelirroja llamada Fiammeta, recibe la orden de su padre de  iniciar una misión desagradable y debe partir hacia una embajada en Nápoles, para arreglar los asuntos de ese estado. Allí, lo espera Ferrante de Aragón  quien gobierna y que   es un bruto sádico que encarcela a sus barones para robarles los bienes, los encierra en celdas exiguas y los va a visitar para divertirse con los gritos, después los estrangula y los embalsama. Ahí va a César a negociar una alianza y  debe admirar su colección de momias con toda cortesía mientras discute de alta política. No es fácil la vida del hijo del Papa y encima, sus infalibilidades políticas se muestran un fiasco. Se le caen todas las alianzas, todas las ciudades italianas, no quieren saber nada con los cañones del rey Carlos y prefieren someterse, mandando de paseo a las directivas de Roma.

Para colmo, los franceses, al llegar a Italia, descubren la promiscuidad en que viven los cardenales y hasta el Papa y quedan espantados. Piden su destitución. La cosa es un desastre para los Borgia. El Papa se refugia en un castillo y debe entregar a César como rehén al rey de Francia. Pero aquí, en este tropiezo, comienza a brillar realmente su estrella. Mientras los franceses se distraen con los recuerdos de las noches lujuriosas pasadas en Nápoles con las bellas italianas, César se escapa y organiza una resistencia inteligente. Limpia el Vaticano de la ocupación con una matanza y se convierte en un héroe popular. A todo esto, a los franceses los empieza a atacar el llamado mal napolitano, que no es otra cosa que la sífilis y Carlos VIII, acosado por estas cosas, empieza a extrañar su patria. Es la hora de César.

Quien primero paga los años de resentimiento es su hermano Juan, que aparece misteriosamente muerto en el río con la garganta rebanada. ¿Quién fue? El asunto es que César ocupa su lugar como comandante de los ejércitos papales y se dedica a conquistar la Romaña, liquidando uno por uno los barones, príncipes y demás opositores. La regla enunciada por Maquiavelo luego, acerca de que para conservar un estado conquistado hay que liquidar a su descendencia, está al parecer tomada de los principios que aplicaba César en esta zona. Pocos se salvan y los que lo logran, son invitados amistosamente a cenar en un palacio, para arreglar las pequeñas diferencias y charlar tomando vino con el amable César Borgia. Ni falta hace decir que esos ricos vinos italianos, estaban servidos con abundante veneno y que la mayoría de los comensales, no llegaban a hacer la digestión de los manjares degustados. Así, César, sueña con conquistar toda Italia. Condiciones no le faltan. Pero el diablo o Dios, mete la cola y el Papa, su padre, muere de repente de un ataque. El sueño se evapora, César debe escapar y refugiarse con su cuñado, donde pasa así como así, de futuro rey de Italia a simple soldado de un principaducho minúsculo, donde muere finalmente, por supuesto en fiero combate.

Cae así, quien inspiró una leyenda y hasta un tratado inmortal de ciencia política donde se explica que los príncipes, no deben evitar ningún medio para llegar a sus fines, que más vale ser temido que amado y que el homicidio es materia necesaria como arma política. La historia tendrá dificultades para olvidarse de César Borgia, quien aspiró a tanto e inspiró a muchos otros en el difícil arte de retener el poder de cualquier manera que sea.  

 

;
 

Auspician este sitio web:

 

www.gruposolvency.com.ar


www.dphidraulica.com.ar



www.tecnodirecciones.com.ar



www.tenderoriginal.com.ar


www.capsnet.com.ar



www.portaldeseguridad.com.ar



www.alpadiesel.com.ar



www.bulbosgeny.com.ar
 


www.bombonella.com.ar



www.intrawebs.com.ar



www.deflectoresmd.com.ar



www.elrebenqueweb.com.ar



www.sideasrl.com.ar



www.glauxconsultora.com.ar



www.gomonesibiza.com.ar



www.graficaaler.com.ar



www.hierrosratti.com.ar



www.mademak.com.ar



www.mjsalarmas.com.ar



www.casadelmediasombra.com.ar



www.carrocerias-mor.com.ar



www.sinruidos.com.ar



www.supuertablindada.com.ar



www.elnuevoemporio.com.ar



www.packingvip.com.ar



www.placarcenter.com.ar



www.terapia-asistida.com.ar



www.anoniorombola.com.ar



www.sahar-abdala.com.ar



www.healthyflight.com.ar



www.vinvimarmi.com.ar



www.liriumilusiones.com.ar
 


www.timidosanonimos.com.ar

Articulos de reposteria

Cajas de madera

Seguridad privada

Diseño web

Correo privado Epsa

Empresa de logistica y distribucion Se-logistica

Hosting con atencion personalizada

direccion hidraulica 
Tender 
Carteles 
letreros 
Puertas blindadas 
registro de dominios .com 
cueros 
deflectores MD 
Alquiler de oficinas zona congreso 
Sex Shop 
guillotinas de papel 
parques y jardines 
Hielo 
Camperas de cuero 
Logistica

criadero de malteses
Acrilico
cajas para vinos
articulos para encuadernacion

control de ausentismo

Courier

Edmarplas

Curso de Formación Actoral

clases de manejo en transito

pension por invalides

 

 



gracias por su apoyo!!