Asesinos de novela

Los susurros de la maldad

Protegido por Ley 11.723, puede ser reproducido sólo con permiso de Asesinos de Novela, solicítelo escribiendo a nuestro contacto. 

 

Quiero decirles, antes de apoyar el arma cargada sobre mi cabeza, que voy a matarme pues me creo irrecuperable del todo. el mundo andará mejor cuando a mí me cubra definitivamente la tierra.

Escribo estas líneas también, para que sepan que algún indicio de cordura sobrevive siempre, hasta en el extravío más completo de las emociones y del pensamiento, para que no se abalancen ahora los que descreen del hombre a mencionar mi caso como uno de los buenos motivos para considerar a la especie humana como una fiera más, oculta bajo un tenue maquillaje de cultura. Pendiendo de un hilo, el soplo de lo divino permanece.

Mis bienes, no se los dejo a nadie, ni a mi mujer, ni a mis hijos, por que de ellos no recibí nada y hace rato que dejé de esperar algún gesto de verdadero cariño, de desinteresado acercamiento. Le bastaría a cualquiera verles la cara de avidez para compartir mi decisión en este aspecto y acompañarme en la necesidad de una represalia postrera. Que se los queden los huérfanos o las monjas, no faltan en nuestro mundo seres que esperan tiritando en una semioscuridad helada quien les lleve un bocado o una manta. Que los buitres salgan a buscar su propio sustento, que no esperen alimentarse sobre los despojos de su padre. Así es mi última voluntad y me consuela este tardío acto de justicia. Cuando pienso en el derroche en el que viví, en las fortunas que dilapidé en suntuosidades, se me hiela la sangre. Los cuadros por los que sentí pasión y que atesore, tenían aún un justificativo noble en la exaltación de los sentidos por el arte, pero las fiestas interminables, sólo para impresionar a las amistades de mi mujer, todas aquellas joyas y extravagancias, me hacen correr frío por la espalda, pues temo haber ofendido algo sagrado con toda aquella presunción estéril. Que vuelva entonces algo de eso a los desvalidos, que la casa entera quede para algún correccional de menores. Esto último. Me parece un feliz hallazgo la ocurrencia, pues al delito hay que favorecer frenarlo desde la infancia, desde la raíz, y me pregunto ahora si yo mismo no habré prematuramente germinado en la niñez mi propensión a la maldad. Me parece evidente que sí, pero también, supe imprimirle después una hábil simulación, abrazando una profesión en apariencia digna. ¿Qué placer podría haber en defender criminales?, En tratar con la escoria de la tierra, en buscar todo tipo de estratagemas para que aquellas bestias, culpables de mil formas de la barbarie más horrenda, caminen entre los seres bondadosos y castos. Me he pasado horas en la inmundicia de las cárceles, pensando como minimizar la condena de algún criminal, he compartido meses enteros con quienes intoxicaban adolescentes por ganancias, ayudándolos, siendo su confidente, consolándolos en el tormento de sus jaulas o el de saberse cercados. He abrazado a asesinos de niños y les he prometido una pronta liberación, pues había hallado algún resquicio en la ley. Yo compartí su alegría, yo los alentaba en la esperanza de su libertad, yo permitía que su maldad encerrada volara y que sus ojos de carnicero pudieran ver cual sería el próximo cervatillo sobre el que se posarían sus colmillos afilados.

Y aunque gane montones de dinero en ese barro, aunque adoraba el lujo y la posición social en la que me encumbraba, había unos rumores de satisfacción silenciosa y tangencial, como un eco profundo, más allá de lo comprensible por la razón, que retumbaba desde lo hondo, como el sonido de un tambor africano, en mitad de la jungla oscura y húmeda, llevando un mensaje primitivo y bestial desde las sombras hasta las avanzadas de la civilización. Me convertí en juez y aquel tambor seguía sonando, ya aumentado su frenesí hasta el ritmo de la fiesta pagana, del momento de sacrificar, junto al fuego de la hoguera, la víctima impávida por atadura y miedo. Pero aún no leía en ese sonido ningún mensaje y el repelente contacto con la podredumbre humana me lo presentaba como una necesidad ingrata del oficio. Yo los escuchaba, yo los entendía y una indulgencia malsana, una tolerancia inaceptable hacia la crueldad, revestía mis palabras y mis emociones más secretas.

Empecé a buscar cualquier argumento para visitar el medio donde vivían mis clientes, que venían acomplejados hasta mi oficina de la calle Quintana, extraviados, confusos entre los decorados exóticos y las mullidas alfombras caras. Tenían siempre las caras desencajadas, vestidos con trajes pasados de moda, de lana en pleno verano o de tela liviana en invierno, con corbatas ofensivas, conseguidas de apuro para la entrevista salvadora con su abogado. Sudaban balbuceando explicaciones desesperadas buscando el milagro en un consejo.

Pero comencé a visitarlos yo, decía. Incursioné en barriadas miserables y sórdidas, me hacía llevar por ellos, me hacía esperar en estaciones inmundas de tren, me dejaba conducir por callejas malolientes hasta las cuevas en que moraban y donde, en las penumbras, entre sueños envueltos en sabanas sucias, habían surgido las perversas imaginaciones que guiaron después el cuchillo o la bala.

Franqueada la entrada, el espectáculo era siempre repugnante, como meter adrede la boca en un líquido hediondo que nos llevara directamente hacia la nausea. Siempre lo mismo, aquel, con cinco hijos harapientos, saliendo de a uno de las piezas, para ver al raro individuo trajeado que había entrado en la casilla, el otro, todavía un chiquilín, ya homicida, hacía venir a su mujer, de quince anos, encinta de varios meses para que lo ayude a explicarse sobre su inocencia. Mugre por todos lados, caras sucias, restos de guiso sobre la mesa en que firmábamos las declaraciones, olores de hervores que mareaban y ninguna canilla cerca donde lavarse. También ese empezó a ser mi mundo. Yo quise que lo fuera. Algunos de mis colegas, me alabaron, hablaban de mi compromiso por llegar a la médula de la infección social para comprenderla y curarla. Imbéciles, idiotizados de doctrinas, no entendían nada. Nadie podía entender nada. Yo mismo, no tuve la revelación sino hasta el juicio de Gastón Prado. Su indagación, nos había dejado perplejos, aún a mí, que a los cincuenta anos, creía estar inmunizado contra la repugnancia. Primero, la visita a la morgue judicial, me mostró con crudeza cual había sido la obra de aquel ser sobre la tierra. Cuatro mujeres, todas jóvenes, todas rubias, todas prostitutas, me fueron presentadas sobre las camillas. Por aquella tarea, sería recordado aquel individuo, por aquella carnicería deberíamos conocerlo, rastrear en cada minúsculo detalle de su existencia y meterlo de por vida en una celda, después de alimentar el morbo de las muchedumbres durante semanas. Su obra estaba sintetizada en dos carpetas de cartulina marrón que preparó la instrucción, una exposición que no dejaba ninguna duda. Debía nada más expedirme sobre lo obvio. Sin embargo, lo indagué como si el crimen, exigiera una interpretación minuciosa.

Antes de mi muerte, y evaluando estos acontecimientos, tengo la convicción de que existen ciertos seres, cuyas existencias mínimas, actúan simplemente para que las encontremos y nos asomemos con inocencia  sobre sus burdos actos, para que una pequeña llama emanada de ellos, encienda en nosotros un incendio de fulgores largo tiempo acariciados. El carcelero que abrió mi puerta secreta, fue aquel asesino de mujeres, quien calmo como si estuviera esperando la comida, respondía con silencios a casi todo lo que se le preguntaba, hasta que, después de insistirle a destajo tratando de arrancarle el motivo de los crímenes, me miró con una media sonrisa y dijo: “Por que se me dio la gana, doctor”. Sin justificaciones, sin negar en ningún momento nada. Me estremeció una forma de miedo desconocida, emanado de algún punto nunca tocado de mis nervios y comenzó a atormentarme una fiebre que me obligó a salir de la sala. Ya había pasado el momento de iluminación, solamente ahora me reconocía.

Lo que sigue, es el relato de mi descenso a la locura, curiosamente también, el único momento en que ninguna vacilación me turbaba, ninguna nube opacaba mi convencimiento, a pesar de la culpa y del espanto que yo mismo me inspiraba. Recuerdo sobre todo los viajes en tren, el pasar de los resplandores luminosos desde la ventanilla. Era más fácil digerir aquellas sensaciones en los lúgubres paisajes en que se convierten de noche las zonas que rodean las vías, en los vagones desvencijados, donde golpeaban las puertas nunca detenidas por picaportes defectuosos. Bajé en la estación de Ciudadela, la más dejada, la menos iluminada y descubrí el túnel que cruza bajo las vías del ferrocarril. ¿Existe algún lugar más espantoso que este? Puede existir algo que conlleve más directamente al miedo, después de percibir la oscuridad encerrada del pasadizo, rescatada de las tinieblas sólo por una lamparilla medio destrozada?. Pero como si algún artista macabro buscara la perfección en el aterrar, el piso empapado de humedades repugnantes, la falta casi total de presencia humana y el sonido estremecedor del paso de los trenes, disparan en el ánimo una sensación de total desamparo y el frenético deseo de salir, de no haber entrado nunca. Sin embargo, me quedé en la mitad del túnel en tinieblas, palpando espantado la daga española sacada del vitroux de las armas antiguas, atesoradas con pasión de maniático durante años. Esperé durante larguísimos minutos sentado sobre aquel suelo inmundo, apoyado contra la pared de diminutos azulejos helados. Al fin, escuché el sonido de un tren que se detenía y después, unos pasos próximos. ¿Quién podía atreverse a cruzar aquel pasadizo en mitad de la noche? Sin duda alguien acostumbrado e inmune a aquella sordidez, uno de aquellos seres sumidos en la oscuridad de los barrios miserables, que yo tantas veces había tratado. La idea me tranquilizó, pues bien sabía que la mayoría de ellos no merecía la menor compasión. Estaba próximo a liberarme y despreciaba los pensamientos limitantes. Desenvainé la daga sintiendo el corazón martillar enloquecido, sudaba preso de nuevo de aquella misma fiebre. Pero aunque gotas saladas me nublaban la visión, quise ver antes de dar el paso irreversible hacia la verdad. Todavía estoy viendo, estoy viéndolo venir con un bolsito en la mano, el negro pelo brillante y húmedo, la sorpresa plasmada en una mueca de espanto y un último intento de retroceder hacia las escaleras del pasadizo. Estoy viendo las herramientas desparramarse del bolso y los pequeños azulejos teñirse de oscuro, el cuerpo enorme desplomándose sobre las sucias humedades. Corrí en completa calma hacia el interior de aquel suburbio y caminé perdido durante horas. Solo pude volver a reflexionar a la mañana siguiente, cuando después de mi café, el secretario me alcanzaba los expedientes y se preocupaba por mi salud visiblemente deteriorada. Tenía ojeras profundas y estaba completamente extenuado. Me reconfortó la preocupación de aquel joven y pude finalmente concentrarme en mi trabajo.

Quiero que estas líneas expliquen con toda claridad que los incidentes que siguieron al homicidio de Ciudadela, fueron igualmente inmotivados en el sentido racional del término. Quiero revelarles, como me lo descubrieran a mí: no es necesaria una justificación para matar. Es solamente haber entendido, después de años, el mensaje de aquel tambor del que hablaba, de aquel sonido primitivo cuyo significado me había sido vedado y que se me aparecía ahora con toda claridad.

Buscar la verdad total, oculta en las profundidades del espíritu, es posiblemente la peor forma de la locura, querer vivir como auténticas aquellas ensoñaciones malsanas, es señal de completa descomposición. Por eso digo que ya no tengo remedio.

Absurdamente, solo me consterna ahora que mi sangre pudiera salpicar alguno de los cuadros que tengo aquí, en el escritorio en que redacto esta ultima carta.

 

 

 

 

Auspician este sitio web:

 

www.gruposolvency.com.ar

www.dphidraulica.com.ar

www.tecnodirecciones.com.ar

www.tenderoriginal.com.ar

www.capsnet.com.ar

www.portaldeseguridad.com.ar

www.alpadiesel.com.ar

www.bulbosgeny.com.ar
 

www.bombonella.com.ar

www.intrawebs.com.ar

www.deflectoresmd.com.ar

www.elrebenqueweb.com.ar

www.sideasrl.com.ar

www.glauxconsultora.com.ar

www.ibizainflables.com.ar

www.graficaaler.com.ar

www.hierrosratti.com.ar

www.mademak.com.ar

www.mjsalarmas.com.ar

www.casadelmediasombra.com.ar

www.carrocerias-mor.com.ar

www.sinruidos.com.ar

www.supuertablindada.com.ar

www.elnuevoemporio.com.ar

www.packingvip.com.ar

www.placarcenter.com.ar

www.terapia-asistida.com.ar

www.anoniorombola.com.ar

www.sahar-abdala.com.ar

www.healthyflight.com.ar

www.vinvimarmi.com.ar

www.liriumilusiones.com.ar
 

www.sobretesis.com.ar

www.controldelfuego.com.ar

www.presisconsultores.com.ar

www.timidosanonimos.com.ar

www.arcangelesltda.com.ar

Articulos de reposteria

Cajas de madera

Seguridad privada

Diseño web

policarbonatos

 

Correo privado Epsa

Empresa de logistica y distribucion Se-logistica

Hosting con atencion personalizada

direccion hidraulica 
Tender 
Carteles 
letreros 
Puertas blindadas 
registro de dominios .com 
cueros 
deflectores MD 
Alquiler de oficinas zona congreso 
Sex Shop 
guillotinas de papel 
parques y jardines 
Hielo 
Camperas de cuero 
Logistica

criadero de malteses
Acrilico
cajas para vinos
articulos para encuadernacion

 

control de ausentismo

Courier

Edmarplas

escuela de teatro de Marrale

Academia car training

 

jubilacion pension

 

 

 

Gracias por su apoyo!!